METAS DEL MILENIO: Sigue el blablablá

Por Alicia Fraerman

MADRID, 20 nov (IPS) - Sobre las metas del milenio y la ayuda al
desarrollo se ha hablado mucho en las cumbres, pero las acciones
concretas aún son escasas, criticaron en España líderes de
organizaciones no gubernamentales, que se expresaron frustrados
una vez más con las últimas reuniones del G-20 y de la Comunidad
Iberoamericana.

Los cuestionamientos de los activistas incluyen al gobierno
español, más allá de que su presidente, José Luis Rodríguez
Zapatero, ha reiterado que una de sus principales tareas es que
su país cumpla con esos objetivos, pues, explicó, si bien los
problemas que afronta la economía mundial son graves, mucho peor
es "la crisis del hambre" que afecta en especial a los países del
Sur.

La Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales para el
Desarrollo de España (Congde), calificó de "decepcionante" a la
Cumbre del G-20 (Grupo de los 20) del sábado pasado en
Washington, porque considera que los líderes políticos allí
reunidos no se comprometieron a luchar contra la pobreza, ya que
vertieron sólo opiniones sin aprobar medidas concretas.

Este G-20 creado en 1999 reúne a los gobiernos de los siete
países más ricos (G-7), de 12 economías emergentes y de la Unión
Europea (UE).

El gobierno de España, que no integra este agrupamiento, fue
invitado a esta cumbre ante la insistencia de Zapatero de marcar
la importancia de su país en el concierto económico actual, ante
lo cual Francia le cedió su lugar y su delegación sólo concurrió
como titular temporario de la UE.

David Ortiz, vocal de la Junta de Gobierno de la Congde,
señaló a IPS que los reunidos en Washington se refirieron a la
crisis actual, pero obviaron considerar que la generación de
grandes desigualdades y pobreza se produjo antes, en los momentos
de mayor desarrollo que ha vivido el mundo.

En la lucha por lograr los Objetivos de Desarrollo para el
Milenio (ODM) se están produciendo ciertos avances, añadió
Ortiz, pero, según su opinión, esos pasos adelante son
insuficientes y no responden a los compromisos adquiridos por los
países industrializados.

"Las diferencias sociales que hay que combatir son enormes.
Ejemplo de ello es que un etíope medio es 35 veces más pobre que
un europeo y que el África subsahariana es la región con mayor
porcentaje de pobreza del mundo", observó.

Y esa situación en África "se debe a que sus países pagan
mucho más a los países ricos por los intereses de su deuda
externa que lo que reciben como ayuda oficial al desarrollo",
concluyó.

Los ocho Objetivos de Desarrollo para el Milenio, aprobados
por los gobiernos en la Asamblea General de la Organización de
las Naciones Unidas (ONU) de 2000 y que pone como fecha límite a
2015, mandatan a reducir a la mitad la proporción de pobres e
indigentes, respecto de los datos de 1990, y se propone
garantizar la educación primaria universal y promover la igualdad
de género.

También tiene como metas abatir la mortalidad infantil y la
materna, combatir el sida, la malaria y otras enfermedades,
asegurar la sustentabilidad ambiental y fomentar una asociación
mundial para el desarrollo.

Sobre los gastos para el desarrollo también opinó, a su paso
por Madrid, el boliviano Carlos Fernández Jáuregui, director de
la Oficina de ONU para la Década del Agua.

Fernández Jáuregui recordó que para cumplir con el objetivo
número siete, que apunta a reducir a la mitad el número de
personas que no tienen acceso a agua potable y a servicios
básicos de saneamiento, se calcula un presupuesto mundial de
5.000 millones de euros al año (7.500 millones de dólares).

Ese presupuesto no está disponible, "pero se invierten
700.000 millones de dólares para salvar a la banca (.). "Creo
que hay que salvar a la banca, pero primero a los seres humanos",
enfatizó.

Otro cooperante, Francisco Rey, director del no
gubernamental Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria
(IECAH), coincidió con Ortiz al decir a IPS que la crisis
financiera se agudizará y que eso afectará a la ayuda al
desarrollo, dado que si ya disminuyó en 2007, cuando todavía no
había crisis, a partir de ahora se verá afectada a escala
internacional.

Pero eso no sucederá con la cooperación española, añadió, ya
que, recordó, Zapatero ha reiterado en cuatro o cinco ocasiones
que su gobierno mantendrá su propósito de seguir aumentándola, de
manera de llegar a 0,5 por ciento del producto interno bruto
(PIB) en 2010 y a 0,7 en 2012.

Respecto de la situación global, Rey sostiene que el
problema mayor se origina en los países más ricos, que prestan
mayor atención a su interés político y no a la situación de las
personas que habitan en los países del Sur. Puso como ejemplo lo
que ocurre en Afganistán e Iraq, donde se gastan millones y
millones de dólares en financiar acciones bélicas y no en planes
de desarrollo.

En la última cumbre del G-20, Zapatero propuso que se
reforme el sistema financiero internacional, se hagan
desaparecer los paraísos fiscales y se elabore "una carta de
nuevos derechos de la ciudadanía ante el sistema financiero, que
asegure la transparencia y la información".

Esa transparencia e información, puntualizó Rey, no debe
tener como objetivo dar tranquilidad a los inversores sino
plantearse en favor de los ciudadanos.

El gobierno español ha resuelto enfrentar las dificultades
económicas con un aumento de todas las partidas destinadas a
ayudar a las familias y a los sectores débiles de la población,
informó el miércoles la Secretaria de Bienestar Social, Marisol
Pérez.

"De esta manera, en los presupuestos de 2009, las partidas
destinadas a políticas sociales significarán 53 por ciento del
total", precisó.

Que la crisis ya comenzó a afectar a España nadie lo duda.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández
Ordóñez, y el secretario de Estado de Hacienda, David Vegara,
coincidieron en afirmar que la medición del PIB seguirá mostrando
tasas negativas hasta bien entrado el próximo año. Eso colocaría
a este país en la peor situación económica desde que goza de
democracia (1975).

Leire Pajín, secretaria de organización del gobernante
Partido Socialista Obrero Español y ex Secretaria de Estado para
la Cooperación Internacional, atribuyó la actual crisis
internacional al predominio de las políticas neoliberales que
condujeron a "una globalización de los mercados financieros sin
control alguno".

Ante esta situación, las miradas se vuelven hacia la
política y los ciudadanos "encuentran anclaje en lo público y,
lejos de esperar caudillismos populistas y milagrosos, necesitan
un liderazgo de las instituciones democráticas", señaló.

Como socialista, Pajín reivindica una política "progresista,
que se ocupe de que el ciudadano no esté solo, indefenso, a
merced de las fuerzas exteriores y de los mercados". Una política
que, según su criterio, debe "movilizar los recursos públicos
para garantizar a todos y todas el ejercicio efectivo de nuestros
derechos y nuestras libertades".

Y frente al interrogante de porqué España es uno de los
países menos afectados por la crisis, opina que se debe "a la
fortaleza de nuestro sistema financiero, que exige a nuestros
bancos y cajas de ahorro más responsabilidad en la gestión de sus
créditos que en ningún otro país del mundo".

Pajín, nacida en 1976, comenzó a colaborar activamente en la
organización no gubernamental Solidaridad Internacional apenas
cumplidos los 15 años de edad. Poco después ingresó al PSOE,
cuya Secretaría de Organización asumió este año.

En una conferencia dictada el martes afirmó que es posible
erradicar la pobreza y lograr un desarrollo sostenible y
equitativo en el mundo, ya que "nunca antes hubo tanto
conocimiento ni tanto desarrollo y nunca el mundo produjo tanto
como hoy".

"Por eso es una obligación ética que los países asuman sus
responsabilidad de una vez, para lograr el cumplimiento de los
Objetivos del Milenio", añadió.

Por el contrario, desde el principal partido de oposición,
el centroderechista Partido Popular, su líder, Mariano Rajoy,
criticó que se haya aumentado en 26,9 por ciento, en cuatro años,
la ayuda al desarrollo, mientras que se rebajó el presupuesto del
estatal Instituto de Comercio Exterior (ICEX), cuyo objetivo es
asistir a la internacionalización de las firmas españolas y a
promover las exportaciones. (FIN/2008)

Esta nota le llega a través del sitio http://ipsenespanol.net, el único
servicio global de noticias que se especializa en los temas que a usted le
importan.